BENEFICIOS DE LAS ASANAS





Todos hemos oído hablar de lo buena que es la práctica de yoga para aumentar el bienestar y salud a nuestras vidas, pero...¿conocemos realmente los beneficios de las asanas? Aquí podrás entender un poco mas sobre la peculiaridad de los distintos grupos de posturas y sus abundantes beneficios en el organismo y nuestro sistema nervioso.
  • Las Posturas en pie 
Las posturas en pie son vigorizantes. Renuevan el cuerpo y la mente eliminando tensiones. Estimulan la digestión, regulan los riñones y alivian el estreñimiento. Mejoran la circulación y la respiración. Mediante la práctica, aumentan la fuerza y la movilidad de la espalda, las caderas, las rodillas, el cuello y los hombros.
Las posturas en pie también enseñan los principios del movimiento correcto, algo fundamental para las asanas y también la vida diaria, donde ayudan a tomar conciencia de la manera correcta de sentarse, permanecer en pie y caminar. Éste grupo de posturas también mejora la movilidad de las articulaciones y la extensión de los músculos y tambien aumentan su fortaleza y firmeza.
  • Posturas sedentes
Las posturas sedentes son calmantes. Eliminan la fatiga, renuevan el cerebro y calman los nervios. Regularizan la tensión arterial y ayudan a recuperarse de la enfermedad. Facilitan un sueño reparador.Se dividen en dos categorías: posturas erguidas que implican la flexión de las piernas en distintas posiciones, y flexiones de tronco sobre las piernas.
  • Flexiones de columna 
El peso de la espalda y la parte posterior del cráneo cae hacia la superficie anterior del tronco y la cabeza. Las flexiones alante son relajantes y refrescantes, apaciguan la actividad cerebral. Se masajea el tracto intestinal facilitando la expulsión de gases y los órganos intestinales reciben un masaje por presión que activa el fuego digestivo. Sin embargo el corazón descansa y el frescor inunda todo el organismo.
  • Torsiones 
Las torsiones son muy eficaces para aliviar los dolores de espalda y de cabeza, así como la rigidez en el cuello y en los hombros. Mientras el tronco gira, los riñones y los órganos abdominales se activan y se ejercitan, lo cual mejora la digestión y elimina el aletargamiento. La columna vertebral se flexibiliza y las caderas se mueven con mayor facilidad.
  • Posturas supinas 
En estas posturas se estira la cara anterior del cuerpo, generando espacio en y alrededor de los órganos abdominales y pélvicos, avivando el fuego gástrico. Estimulan el estómago, el hígado y el bazo mejorando la digestión. Facilitan una respiración calmante y nutren el corazón, esto produce tranquilidad, frescor y ausencia de movimiento.
  • Posturas invertidas
Las posturas invertidas revitalizan todo el organismo. Retiran el peso corporal de las piernas, aliviando las presión. Invirtiendo los órganos internos, activan partes que se hallan inactivas. Mejoran la circulación y tonifican el sistema glandular. Colaboran en la concentración, porque se incrementa el aporte de sangre al cerebro, y son una maravillosa ayuda para el sueño. Sirsasana en particular, activa la glándula pituitaria. Sarvangasana fortalece el sistema nervioso y las emociones: activa la glándula tiroides y paratiroides.
En todas las posturas invertidas se aumenta la circulación en la parte superior del tronco, mejorando la eficiencia respiratoria y la función cortical/cerebral: Aumenta la percepción, el funcionamiento del corazón, la potencia vocal, la memoria, la perspicacia, la valentía y el discernimiento, se disipa la depresión y el aletargamiento.
  • Equilibrios
Las posturas de equilibrios desarrollan ligereza, fuerza y agilidad. Se logra un tremendo control sobre el cuerpo. Se desarrolla el tono muscular. Aumenta la coordinación y la concentración.
Extensiones de columna: Las extensiones de columna son rejuvenecedoras. Proporcionan energía y valor, y combaten la depresión. Abren el pecho y flexibilizan la columna. Los brazos y los hombros se fortalecen. Mejora la atención física y mental. Aumentan la confianza y energía positiva.
  • Secuencias y saltos 
Es el método de realizar posturas velozmente, como en la práctica de Surya namaskar (Saludo al Sol). Los rápidos movimientos de flexión y extensión de tronco desarrollan velocidad, atención y resistencia.Los saltos son tonificantes y agradables. Se incrementa el ritmo cardíaco, el pulso e intensidad de la circulación. Se acelera y activa el metabolismo y se tonifica el sistema excretor y reproductor.Las secuencias también estimulan los órganos abdominales y proporciona energía. Aumenta el ritmo respiratorio, la velocidad y ligereza en las piernas.
  • Relajación
Al tenderse de espaladas el cuerpo y la mente se calman, el organismo se apacigua y sucumbe a la fuerza de la gravedad.



Para resumir:
Las posturas de yoga suponen el estiramiento, flexión, rotación y fijación de las articulaciones y los músculos mientras las extremidades, el tronco y la cabeza se mantienen en distintas direcciones: hacia delante, hacia atrás, lateralmente o invertidas. Este amplio abanico de acciones permite que todos los sistemas del cuerpo se beneficien y alcancen su óptimo funcionamiento.
La práctica libera de incapacidades físicas y distracciones mentales, proporcionando una abundante reserva de paz y de energía.